15 mayo 2009

Priapus






___________________________________________________________
καὶ ἐνευλογηθήσονται ἐν τῷ σπέρματί σου πάντα τὰ ἔθνη τῆς γῆς
y serán bendecidas en tu esperma todas las naciones de la tierra
Génesis, 22.18

καὶ ἐν τῷ σπέρματί σου ἐνευλογηθήσονται  πᾶσαι αἱ πατριαὶ τῆς γῆς
y en tu esperma serán bendecidas todas las familias de la tierra
Hechos, 3.25

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

Diodoro Sículo, Biblioteca histórica, 4.6


Περὶ δὲ Πριάπου καὶ τῶν μυθολογουμένων περὶ αὐτοῦ νῦν διέξιμεν, οἰκεῖον ὁρῶντες τὸν περὶ τούτου λόγον ταῖς Διονυσιακαῖς ἱστορίαις. Μυθολογοῦσιν οὖν οἱ παλαιοὶ τὸν Πρίαπον υἱὸν μὲν εἶναι Διονύσου καὶ Ἀφροδίτης, πιθανῶς τὴν γένεσιν ταύτην ἐξηγούμενοι· τοὺς γὰρ οἰνωθέντας φυσικῶς ἐντετάσθαι πρὸς τὰς ἀφροδισιακὰς ἡδονάς. Τινὲς δέ φασι τὸ αἰδοῖον τῶν ἀνθρώπων τοὺς παλαιοὺς μυθωδῶς ὀνομάζειν βουλομένους Πρίαπον προσαγορεῦσαι. Ἔνιοι δὲ λέγουσι τὸ γεννητικὸν μόριον, αἴτιον ὑπάρχον τῆς γενέσεως τῶν ἀνθρώπων καὶ διαμονῆς εἰς ἅπαντα τὸν αἰῶνα, τυχεῖν τῆς ἀθανάτου τιμῆς.

Y ahora trataremos sobre Príapo y de las cosas que cuenta el mito sobre él, viendo que está unido el relato sobre este con las historias dionisíacas. Así pues, los antiguos cuentan el mito de que Príapo es hijo de Dioniso y Afrodita, explicando verosímilmente este nacimiento: porque los que se emborrachan se empalman naturalmente para los placeres amorosos.1 Y algunos dicen que los antiguos que querían nombrar míticamente el pene de los hombres lo denominaron Príapo. Y algunos dicen que el miembro genital, siendo la causa de la generación de los hombres y de su permanencia en todo el tiempo, ha recibido el honor inmortal.








___________________________________________________________
Οἱ δ´ Αἰγύπτιοι περὶ τοῦ Πριάπου μυθολογοῦντές φασι τὸ παλαιὸν τοὺς Τιτᾶνας ἐπιβουλεύσαντας Ὀσίριδι τοῦτον μὲν ἀνελεῖν, τὸ δὲ σῶμα αὐτοῦ διελόντας εἰς ἴσας μερίδας ἑαυτοῖς καὶ λαβόντας ἀπενεγκεῖν ἐκ τῆς οἰκείας λαθραίως, μόνον δὲ τὸ αἰδοῖον εἰς τὸν ποταμὸν ῥῖψαι διὰ τὸ μηδένα βούλεσθαι τοῦτο ἀνελέσθαι. Τὴν δὲ Ἶσιν τὸν φόνον τοῦ ἀνδρὸς ἀναζητοῦσαν, καὶ τοὺς μὲν Τιτᾶνας ἀνελοῦσαν, τὰ δὲ τοῦ σώματος μέρη περιπλάσασαν εἰς ἀνθρώπου τύπον, ταῦτα μὲν δοῦναι θάψαι τοῖς ἱερεῦσι καὶ τιμᾶν προστάξαι ὡς θεὸν τὸν Ὄσιριν, τὸ δὲ αἰδοῖον μόνον οὐ δυναμένην ἀνευρεῖν καταδεῖξαι τιμᾶν ὡς θεὸν καὶ ἀναθεῖναι κατὰ τὸ ἱερὸν ἐντεταμένον. Περὶ μὲν οὖν τῆς γενέσεως τοῦ Πριάπου καὶ τῆς τιμῆς τοιαῦτα μυθολογεῖται παρὰ τοῖς παλαιοῖς τῶν Αἰγυπτίων.

Y los egipcios, contando el mito sobre Príapo, dicen que antiguamente los Titanes conspiraron contra Osiris, mataron a éste, y dividieron su cuerpo en partes iguales entre sí, y las cogieron para llevárselas secretamente fuera de la casa, y solamente el pene fue arrojado al río porque ninguno quiso llevárselo. Pero Isis buscó al asesino de su marido, y mató a los Titanes; y modeló las partes del cuerpo en figura de hombre; dió estas a los sacerdotes para enterrarlas y ordenó dar culto a Osiris como un dios; pero (siendo) el pene lo único que no pudo encontrar, enseñó a darle culto como un dios, y a colocarlo erecto 2 en el templo. Así pues, estas cosas cuenta el mito sobre el nacimiento de Príapo y de su culto entre los antiguos egipcios.

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬
Notas

1. Literalmente, para los placeres afrodisíacos.
2. Literalmente, empalmado, estirado o tensado. Se trata del mismo verbo usado anteriormente, ἐντείνω, que significa extender, tensar o estirar.

















___________________________________________________________

Τοῦτον δὲ τὸν θεὸν τινὲς μὲν Ἰθύφαλλον ὀνομάζουσι, τινὲς δὲ Τύχωνα. Τὰς δὲ τιμὰς οὐ μόνον κατὰ πόλιν ἀπονέμουσιν αὐτῷ ἐν τοῖς ἱεροῖς, ἀλλὰ καὶ κατὰ τὰς ἀγροικίας ὀπωροφύλακα τῶν ἀμπελώνων ἀποδεικνύντες καὶ τῶν κήπων, ἔτι δὲ πρὸς τοὺς βασκαίνοντάς τι τῶν καλῶν τοῦτον κολαστὴν παρεισάγοντες. Ἔν τε ταῖς τελεταῖς οὐ μόνον ταῖς Διονυσιακαῖς, ἀλλὰ καὶ ταῖς ἄλλαις σχεδὸν ἁπάσαις οὗτος ὁ θεὸς τυγχάνει τινὸς τιμῆς, μετὰ γέλωτος καὶ παιδιᾶς παρεισαγόμενος ἐν ταῖς θυσίαις.

Y algunos llaman a este dios Itifalo, y otros Ticón. Y los cultos se le ofrecen no solo en los templos en la ciudad, sino también en las casas de campo lo designan guarda de los frutos de las viñas y de los huertos, y además lo presentan (como) castigador contra los que echan mal de ojo a alguno de los bienes. Y en las ceremonias, no solo en las dionisíacas, sino también en casi todas los otras, este dios recibe algún culto, siendo introducido en los sacrificios con risas y juegos.


















___________________________________________________________
Diodoro Sículo, Biblioteca histórica, 1.22

Τὰ μὲν οὖν ἀνευρεθέντα τοῦ Ὀσίριδος μέρη ταφῆς ἀξιωθῆναί φασι τὸν εἰρημένον τρόπον, τὸ δὲ αἰδοῖον ὑπὸ μὲν Τυφῶνος εἰς τὸν ποταμὸν ῥιφῆναι λέγουσι διὰ τὸ μηδένα τῶν συνεργησάντων αὐτὸ λαβεῖν βουληθῆναι, ὑπὸ δὲ τῆς Ἴσιδος οὐδὲν ἧττον τῶν ἄλλων ἀξιωθῆναι τιμῶν ἰσοθέων· ἔν τε γὰρ τοῖς ἱεροῖς εἴδωλον αὐτοῦ κατασκευάσασαν τιμᾶν καταδεῖξαι καὶ κατὰ τὰς τελετὰς καὶ τὰς θυσίας τὰς τῷ θεῷ τούτῳ γινομένας ἐντιμότατον ποιῆσαι καὶ πλείστου σεβασμοῦ τυγχάνειν. Διὸ καὶ τοὺς Ἕλληνας, ἐξ Αἰγύπτου παρειληφότας τὰ περὶ τοὺς ὀργιασμοὺς καὶ τὰς Διονυσιακὰς ἑορτάς, τιμᾶν τοῦτο τὸ μόριον ἔν τε τοῖς μυστηρίοις καὶ ταῖς τοῦ θεοῦ τούτου τελεταῖς τε καὶ θυσίαις, ὀνομάζοντας αὐτὸ φαλλόν.

Así pues, las partes de Osiris que fueron encontradas se juzgaron dignas de sepultura, dicen, de la manera descrita; y cuentan que el pene fue arrojado al río por Tifón, porque ninguno de sus cómplices lo quiso coger. Pero no fue juzgado por Isis menos digno que las otras (partes) de cultos iguales a los dioses. Y en efecto, habiendo preparado un ídolo de él en los templos, enseñó a darle culto, y a considerarlo el más honrado en las ceremonias y sacrificios realizados a este dios, y recibió la mayor veneración. Y por esto los helenos, que han tomado de los egipcios las cosas relativas a las celebraciones de las orgías y a las fiestas dionisíacas, dan culto a este miembro en los misterios, y en las ceremonias y sacrificios de este dios, llamándolo falo (φαλλόν).

















___________________________________________________________
En esta página:
Esculturas de Príapo en el Ephesus Museum, Selçuk, Turquía, y en el Museu d'Arqueologia de Catalunya, Barcelona.
Estatuilla de Príapo (llamado en turco bereket tanrisi, dios de la fertilidad) en el mismo museo de Selçuk, y distintas réplicas de la misma que se venden como souvenirs en Turquía, donde estaba la patria mítica de Príapo, Lámpsaco.
▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

15 abril 2009

Espermatofagia 3

___________________________________________________________
καὶ τῷ σπέρματί σου, ὅς ἐστι Χριστός.
y a tu esperma, que es Cristo. 


et semini tuo, qui est Christus.
y a tu semen, que es Cristo.

Gálatas, 3.16

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬


Y la Enéada dijo: «Haced que se llame a Horus y Seth (y) que se los juzgue». Entonces se los trajo ante la Enéada. El Señor del Todo, ante la Gran Enéada, dijo a Horus y Seth: «¡Id, y que se escuche lo que os digo! ¡Comed, bebed (y) que haya paz para nosotros! ¡Y dejad de querellar así todos los días!».
Entonces, Seth dijo a Horus: «Ven, hagamos un día de fiesta en mi casa». Y Horus le dijo: «¡Lo haré, ciertamente, lo haré». Y después del atardecer, se les preparó una cama y ambos se acostaron. Pero a la noche, Seth hizo que se endurezca su falo y que penetre entre los muslos de Horus. Sin embargo, Horus puso sus manos entre sus muslos y tomó el semen de Seth.
Y entonces, Horus se fue a decir a su madre Isis: «Ven a mí, Isis, madre mía, ven y mira lo que me ha hecho Seth!». El abrió su mano e hizo que ella vea el semen de Seth. Y ella dio un gran grito, agarró su cuchillo, le cortó su mano, la arrojó al agua y creó para él una mano apta. Entonces, ella trajo un poco de ungüento dulce y lo colocó sobre el falo de Horus. E hizo que se endurezca, lo introdujo en un recipiente y él hizo que su semen caiga en él.
Y a la mañana, Isis fue con el semen de Horus al jardín de Seth y le dijo al jardinero de Seth: «¿Qué verdura es la que Seth come aquí contigo?». Entonces, el jardinero le dijo: «Él no come ninguna verdura aquí conmigo excepto lechugas». E Isis vertió el semen de Horus sobre ellas. Entonces, Seth vino, como era su costumbre diaria, y comió las lechugas que él comía habitualmente. Y así quedó preñado del semen de Horus.
Seth, entonces, fue a decirle a Horus: «¡Ven, vayamos (para que) yo contienda contigo en el tribunal!». Y Horus le dijo: «¡Lo haré, ciertamente, lo haré!».
Y ambos se fueron al tribunal y comparecieron ante la Gran Enéada. Y se les dijo: «Hablad por vosotros mismos». Seth dijo: «Haced que me sea dada la dignidad de gobernante (vida, prosperidad, salud) porque en cuanto a Horus,  aquí presente, yo le he hecho el trabajo del varón».
La Enéada dio, entonces, un gran grito y (los dioses) escupieron el rostro de Horus. Pero Horus se rió de ellos. Y entonces, Horus hizo un juramento al dios, diciendo: «Todo lo que dijo Seth es falso. Haced que se convoque al semen de Seth (para que) veamos de dónde responde, y que se convoque al mío (para que) veamos de dónde responde».
Entonces, Thot, el señor de las palabras divinas, el escriba de las verdades de la Enéada, colocó su mano sobre el hombro de Seth y dijo: «¡Sal fuera, tú, semen de Seth». Y él le respondió desde el agua, dentro de la ciénaga.
Y a continuación, Thot colocó su mano sobre el hombro de Seth y dijo: «¡Sal fuera, tú, semen de Horus!». Y él le dijo: «¿Por dónde saldré?». Thot le dijo: «Sal por su oreja». Pero él le dijo: «¿Acaso he de salir por su oreja, yo, que soy un fluido divino?». Y Thot le respondió: «Sal por su frente». Y entonces, él salió como un disco solar de oro sobre la cabeza de Seth. Entonces, Seth se enojó muchísimo y extendió su mano para agarrar el disco solar de oro. Y Thot se lo sacó de su mano y se lo puso como corona sobre su cabeza.
Entonces la Enéada dijo: «Horus tiene razón, Seth está errado».

Marcelo Campagno, Una lectura de La contienda entre Horus y Seth, p.54-57


___________________________________________________________
La Enéada dijo: «Que sean llamados Horus y Seth y que sean juzgados». Les llevaron delante de la Enéada y el Señor del Universo dijo, en presencia de la Gran Enéada, a Horus y a Seth: «Id y obedeced a lo que os digo: comed, bebed y estemos en paz. ¡Cesad de reñir así cada día!». Seth dijo a Horus: «Ven, pasemos un día feliz en mi casa». Horus le respondió: «¡Lo haré, en verdad, lo haré».
Después del anochecer se extendió (un tapiz) para ellos y se acostaron, los dos hombres. Y, durante la noche, Seth hizo que fuera duro su pene e hizo que penetrara entre los muslos de Horus. Horus puso sus dos manos entre sus muslos y recogió el semen de Seth. Luego Horus fue a decir a su madre Isis: «Ven a mí, Isis, mi madre. Ven y mira lo que Seth me ha hecho». Abrió sus manos e hizo que viera el semen de Seth. Ella lanzó un grito estridente, cogió su cuchillo, cortó sus manos, las arrojó al agua y le proporcionó (otras) manos similares. Luego trajo un poco de ungüento suave y lo aplicó al pene de Horus. Hizo que se endureciera, lo metió en un puchero y él (= Horus) hizo que su semen cayera en él (= puchero). Al amanecer, Isis se dirigió llevando el semen de Horus al huerto de Seth y dijo al hortelano de Seth: «¿Cuáles son las verduras que come Seth aquí contigo?».
Entonces el hortelano le dijo: «No come verdura alguna, aquí y conmigo, exceptuadas las lechugas». E Isis puso el semen de Horus en ellas.
Entonces Seth vino según su costumbre de cada día y comió las lechugas que comía habitualmente. Y entonces quedó preñado del semen de Horus.
Entonces Seht fue a decir a Horus: «Ven, vamos para que yo pleitee contigo en el tribunal». Horus le dijo: «¡Lo haré, en verdad, lo haré!». Y los dos se fueron al tribunal, permanecieron (pleiteando) en presencia de la Enéada y se les dijo: «Hablad a vuestro propósito».
Seth dijo: «Disponed que se me dé la función de soberano —vida, prosperidad, salud—, porque en lo que concierne a Horus, aquí presente, yo hice obra de varón con él». La Enéada lanzó un grito estridente y (los dioses) vomitaron y escupieron a la cara de Horus. Pero Horus se burló de ellos.
Luego Horus pronunció un juramento por dios, diciendo: «Todo lo que dice Seth es falso. Disponed que se llame al semen de Seth y veamos desde dónde responde. Y que se llame al mío y veamos desde dónde responde».
Thot, el señor de los escritos sagrados, el escriba competente de la Enéada, colocó su mano sobre el hombro de Horus y dijo: «¡Ven afuera, semen de Seth!». Y él le respondió desde el agua, en medio del campo de pepinos.
Luego Thot colocó su mano sobre el hombro de Seth y dijo: «¡Ven afuera, semen de Seth!». Y él le preguntó: «¿(Por) dónde vendré (afuera)?». Thot le respondió: «Ven afuera por su oreja». Entonces él le dijo: «¿Saldré afuera por su oreja, yo que soy un fluido divino?». Thot le respondió: «Ven afuera por su frente». Y el (semen) salió con la forma de un sol de oro sobre la cabeza de Seth. Seth se enfadó muchísimo y alargó su mano para apoderarse del sol de oro, pero Thot lo cogió y lo puso como aderezo sobre su cabeza. Y la Enéada proclamó: «Horus es justo, Seth es culpable».

Jesús López, Cuentos y fábulas del antiguo Egipto.
La disputa de Horus y Seth, p.171,172


___________________________________________________________
Then the Ennead said: “Horus and Seth shall be summoned and judged!” So they were brought before the Ennead. The All-Lord spoke before the great Ennead to Horus and Seth: “Go and heed what I tell you: Eat, drink, and leave us in peace! Stop quarreling here every day!”
Then Seth said to Horus: “Come, let us have a feast day at my house.” And Horus said to him: “I will, I will.” Now when evening had come, a bed was prepared for them, and they lay down together. At night, Seth let his member become stiff and he inserted it between the thighs of Horus. And Horus placed his hands between his thighs and caught the semen of Seth. Then Horus went to tell his mother Isis: “Come, Isis my mother, come and see what Seth did to me.” He opened his hand and let her see the semen of Seth. She cried out aloud, took her knife, cut off hand and threw it in the water. Then she made a new hand for him. And she took a dab of sweet ointment and put it on the member of Horus. She made it become stiff, placed ir over a pot, and he let his semen drop into it.
In the morning Isis went with the semen of Horus to the garden of Seth and said to the gardener of Seth: “What plants does Seth eat here with you?” The gardener said to her: “The only plant Seth eats here with me is lettuce.” Then Isis placed the semen of Horus on them. Seth came according to his daily custom and ate the lettuces which he usually ate. Thereupon he became pregnant with the semen of Horus.
Then Seth went and said to Horus: “Come, let us go, that I may contend with you in the court.” And Horus said to him: “I will, I will.” So they went to the court together. They stood before the great Ennead, and they were told: “Speak!” Then Seth said: “Let the office of ruler be given to me, for as regards Horus who stands here, I have done a man's deed to him.” Then the Ennead cried out aloud, and they spat out before Horus. And Horus laughed at them; and Horus took an oath by the god, saying: “What Seth has said is false. Let the semen of Seth be called, and let us see from where it will answer. Then let mine be called, and let us see from where it will answer.”
Thoth, lord of writing, true scribe of the Ennead, laid his hand on the arm of Horus and said: “Come out, semen of Seth!” And it answered him from the water in the midst of the marsh. Then Thoth laid his hand on the arm of Seth and said: “Come out, semen of Horus!” And it said to him: "Where shall I come out?" Thoth said to it: “Come out of his ear.” It said to him: “Should I come out of his ear, I who am a divine seed?” Then Thoth said to it: “Come out from the top of his head”. Then it came out as a golden sun-disk on the head of Seth. Seth became very angry, and he stretched out his hand to seize the golden sun-disk. Thereupon Thoth took it away from him and placed it as a crown upon his (own) head. And the Ennead said: “Horus is right, Seth is wrong.”

Miriam Lichtheim, Ancient Egyptian Literature, II.
The Contendings of Horus and Seth,   p.219,220


___________________________________________________________
Then said the Ennead: “Let Horus and Seth be summoned so that they may be judged.” Then they were brought before the Ennead. The Universal Lord said before the Great Ennead to Horus and Seth: “Go and pay heed to what I tell you. You shall eat and drink so that we may have (some) peace. Stop quarreling so each day on end.”
Then Seth told Horus: “Come, let’s make holiday in my house.” And Horus answered him: “I’ll do so; yes, I’ll do so, I’ll do so.”
Now afterward, at evening time, bed was prepared for them, and together the lay down. During the night Seth caused his phallus to become stiff and inserted it between Horus’s thighs. Horus then placed his hands between his thighs and caught Seth’s semen. Then Horus went to tell his mother Isis: “Help me, Isis, my mother, come and see what Seth has done to me.” And he opened his hands and let her see Seth’s semen. She let out a loud cry, took up her knife, cut off his hands, threw them into the water, and restored for him hands that were equivalent. Then she got some fragrant ointment and applied it to Horus’s phallus. She caused it to become stiff and inserted it into a pot, and he caused his semen to flow down into it.
Isis at morning time went carrying Horus's semen to the garden of Seth, and she said to Seth’s gardener: “What sort of vegetable does Seth eat here in your company?” And the gardener answered her: “He doesn’t eat any vegetable here in my company except lettuce.” And Isis put Horus's semen on it. Seth returned according to his daily habit and ate the lettuce, which he regularly ate. Thereupon he became pregnant with Horus's semen. So Seth went to tell Horus: “Come, let’s go that I may contend with you in court.” Horus told him: “I’ll do so; yes, I’ll do so, I’ll do so.”
Then they both went to the court and stood in the presence of the Great Ennead. They were told: “Speak for yourselves!” Then Seth said: “Let me be awarded the office of Ruler (may he live, prosper, and be in health), for as to Horus, the one who is standing (at law), I have performed a man's work against him.” The Ennead let out a loud cry, and they spewed and spat at Horus’s face. Horus laughed at them. Then Horus then took an oath by god as follows: “All that Seth has said is false. Let Seth’s semen be summoned that we may see from where it answers, and my own be summoned that we may see from where it answers.”
Then Thoth, lord of script and scribe of truth for the Ennead, laid his hand on Horus’s shoulder and said: “Come out, you semen of Seth.” And it answered him from the water in the interior of the marsh. Then Thoth laid his hand on Seth’s shoulder and said: “Come out, you semen of Horus.” It said to him: “Where shall I come from?” Thoth said to it: “Come out from his ear.” Thereupon it said to him: “Am I, who am divine fluid, to come out merely from his ear?” Then Thoth said to it: “Come out from the top of his head.”
And it emerged as a golden solar disk upon Seth’s head. Seth became exceedingly furious and extended his hand to seize the golden solar disk, but Thoth took it away from him and placed it as a crown upon his (own) head. Then the Ennead said: “Horus is right, and Seth is wrong.”

William Kelly Simpson, The Literature of Ancient Egypt,
The Contendings of Horus and Seth, p. 99,100


___________________________________________________________
L’Ennéade déclara: «Fais qu’on appelle Horus et Seth, qu’ils soient départagés».
On les amena devant l’Ennéade. Le Maître de Monde déclara solennellement devant la Grande Ennéade à Horus et à Set: «Venez, qu’on entende ce que je vous dis: vous allez manger, vous allez boire, que nous soyons tranquilles. Vous voudrez bien cesser de vous quereller ainsi chaque jour, sans cesse».
Seth dit à Horus: «Viens, que nous passions un moment chez moi». Horus lui dit: «Oui, tout à fait d’accord».
Cependant, le soir tombé, on leur prépara le coucher; ils s’allongèrent, les deux hommes, mais pendant la nuit, Seth durcit son membre et le glissa entre les cuisses d’Horus.
Horus plaça ses mains entre ses cuisses et recueillit le sperme de Seth.
Horus s’en fut alors dire à sa mère Isis: «À moi, Isis, ma mère, viens voir ce que Seth m’a fait», il ouvrit le mains, lui fit voir le sperme de Seth, elle poussa un grand cri, elle saisit son couteau, elle lui coupa les mains, les jeta dans l’eau et lui procura des mains bien adaptées.
Elle apporta un peu d’onguent doux, et en enduisit le membre d’Horus.
Elle le fit durcir et le dirigea vers un récipient; il y fit couler son sperme.
Isis se rendit avec le sperme d’Horus, au matin, jusqu’au jardin de Seth, et dit au jardinier de Seth: «Quel est le légume que Seth mange d’habitude ici, de ton jardin?».
À quoi le jardinier répondit: «Il ne mange aucun lègume ici, de mon jardin, si ce n’est des laitues», et Isis mit le sperme d’Horus sur celles-ci.
Et Seth vint selon son habitude quotidienne, et mangea les laitues qu’il mangeait habituellement! Et voici qu’il se retrouva gros du sperme d’Horus.
Et Seth alla dire à Horus: «Viens, allons, que je discute avec toi au tribunal». Horus lui dit: «D’accord, tout à fait d’accord».
Ils se rendirent au tribunal, les deux hommes, se tinrent devant la grande Ennéade et on leur dit: «Parlez, vous».
Seth déclara: «Faites qu’on me donne la fonction de souverain (Vie, santé, force), car Horus que voici, j'ai fait oeuvre de mâle contre lui».
L’Ennéade poussa un grand cri. Ils crachèrent à la face d’Horus.
Horus rit d’eux. Horus fit un serment par le dieu en ces termes: «Tout ce qu’a dit Seth est mensonge. Faites appeler le sperme de Seth, que nous voyions d’où il répondra, et qu’on appelle le mien, que nous voyions d’où il répondra».
Alors, Thot, détenteur des hiéroglyphes, scribe véridique de l’Ennéade, posa sa main sur l’épaule d’Horus et dit: «Sors, semence de Seth», et elle lui répondit depuis l’eau, à l’intérieur du marais.
Ensuite, Thot posa la main sur l’épaule de Seth et dit: «Sors, semence d’Horus». Elle répondit: «Par où vais-je sortir?». Thot lui dit: «Sors par son oreille».
Mais elle répliqua: «Moi, liquide divin, je ne vais tout de même pas sortir par son oreille!».
Thot lui dit: «Sors par son front». Elle jaillit sous la forme d’un disque d’or sur la tête de Seth.
Seth entra dans une rage folle et tendit la main pour se saisir du disque d’or. Thot le lui enleva et le plaça comme couronne sur sa tête. À ce moment, l’Ennéade déclara: «Horus a raison, Seth a tort».

Michèle Broze, Mythe et roman en Égypte Ancienne.
Les aventures d'Horus et Seth dans le Papyrus Chestes Beatty I, p.89-97


___________________________________________________________
Allora disse l’Enneade: «Si chiamino Horo e Seth e li si giudichi». Furono condotti davanti alla grande Enneade. Il Signore Universale disse, alla presenza della grande Enneade, a Horo e a Seth: «Andatevene, e ascoltate ciò che vi dico. Mangiate, bevete, che noi stiamo in pace. Finitela di disputare ogni giorno».
Allora Seth disse a Horo: «Vieni, passiamo un giorno felice nella mia casa». Disse Horo: «Lo farò, ecco, lo farò». Venuto il tempo della sera, fu steso per loro un letto, e si coricarono tutt’e due insieme. Ora dunque, durante la notte, Seth rese rigido il suo membro e lo introdusse in mezzo alle cosce di Horo. Ma Horo pose le sue due mani in mezzo alle sue cosce e prese il seme di Seth. Poi Horo andò a dire a sua madre Isi: «Vieni a me, o Isi, madre mia, vieni a vedere quello che Seth ha fatto contro di me», e aprì le sue mani e le fece vedere il seme di Seth. Essa lanciò un grande grido, prese il suo coltello, gli tagliò le mani e le gettò nell’acqua e gli procurò delle mani equivalenti.
Allora prese un poco di unguento dolce, e lo sparse sul membro di Horo, lo rese rigido, lo introdusse in un vaso e esso vi fece scendere il suo seme. Poi Isi andò con il seme di Horo, al tempo del mattino, nell’orto di Seth, e disse al giardiniere di Seth: «Che tipo di erbe magia Seth qui con te?» Il giardiniere rispose: «Non mangia alcun tipo di erbe qui con me, eccetto la lattuga».
Allora Isi vi mise sopra il seme di Horo. Poi Seth venne secondo la sua abitudine di ogni giorno, e mangiò le lattughe che mangiava (di solito) e più ancora. Cosí rimase incinto del seme di Horo.
Poi Seth andò a dire a Horo: «Vieni, andiamocene, perché possa discutere con te in tribunale», e Horo gli disse: «Lo farò, ecco, lo farò». Andarono dunque in tribunale, tutt’e due insieme, e stettero alla presenza della grande Enneade. Si disse loro: «Parlate, voi».
Allora Seth disse: «Fate che mi sia data la funzione di re, perché quanto a Horo che sta qui, ho fatto opera di maschio su di lui».
L’Enneade lanciò un grande grido; vomitarono e sputarono in faccia a Horo. Ma Horo rise di loro, e poi Horo fece un giuramento per dio, dicendo: «È falso tutto ciò che Seth ha detto. Si chiami il seme di Seth, e vedremo da dove risponde; poi si chiami il mio seme, e vedremo da dove risponde».
Allora Thot, il signore delle parole divine, lo scriba veridico dell’Enneade, posò la sua mano sul braccio di Horo e disse: «Vieni fuori, o seme di Seth!», ma esso gli rispose dall’acqua nell’interno della palude.
Poi Thot pose la sua mano sul braccio di Seth, e disse: «Vieni fuori, o seme di Horo». Esso rispose: «Da dove devo uscire?» Thot gli disse: «Vieni fuori dal suo orecchio». Ma esso gli disse: «Ecco, devo dunque uscir fuori da un orecchio, io che sono un liquido divino?»
Thot gli disse allora: «Esci dalla sua fronte», ed esso uscì come un disco d’oro sulla testa di Seth. Allora Seth si adirò moltissimo; stese la la mano per prendere il disco d’oro, ma Thot glielo prese e lo mise come ornamento sulla sua testa. L’Enneade disse: «Horo ha ragione, Seth ha torto».

Edda Bresciani, Letteratura e poesia dell'antico Egitto.
Il racconto della disputa tra Horo e Seth,  p. 371,372


___________________________________________________________
Die Neunheit sprach nun: «Man rufe den Horus und Seth, um zwischen ihnen zu entscheiden.» Man brachte sie vor die Neunheit. Es sprach der Herr des Alls vor der großen Neunheit zu Horus und Seth: «Geht und hört auf das, was ich euch sagen will: Eßt und trinkt damit wir Ruhe haben ! Laßt ab, in dieser Weise täglich zu streiten!»
Seth sprach nun zu Horus: «Komm! Wir wollen uns einen guten Tag machen in meinem Hause.» Horus sprach zu ihm: «Gewiß, gern.» Darauf aber zur Zeit des Abends breitete man ihnen (das Lager) und sie legten sich nieder, die beiden. Aber in der Nacht ließ Seth sein Glied erigieren und ließ es eintreten zwischen die Schenkel des Horus. Horus aber tat seine beiden Hände zwischen seine Schenkel und fing den Samen des Seth auf.
Horus ging nun, um seiner Mutter Isis zu sagen: «Zu Hilfe, Isis, meine Mutter! Komm und sieh, was Seth mir angetan hat!» Er öffnete seine Hand. Er ließ  sie den Samen des Seth sehen. Sie schrie laut. Sie nahm ihr Erz. Sie schnitt seine Hand ab. Sie warf sie ins Wasser. Sie verschaffte ihm eine Hand von (gleichem) Wert.
Sie holte nun etwas süße Salbe und tat sie auf das Glied des Horus. Sie ließ es erigieren, nachdem sie es in ein Gefäß getan hatte, und er ließ seinen Samen dahineinlaufen.
Isis ging nun mit dem Samen des Horus zur Zeit des Morgens zu dem Garten des Seth und sprach zu dem Gärtner des Seth: «Welches von den Kräutern ist das, welches Seth hier bei dir ißt?»
Da sagte ihr der Gärtner: «Er ißt hier bei mir keinerlei Kraut außer Lattich.» Und Isis tat den Samen des Horus darauf.
Da kam Seth nach seiner täglichen Art und aß die Lattichpflanzen, die er immer aß. Da ward er sogleich schwanger von dem Samen des Horus.
Darauf ging Seth, um zu Horus zu sagen: «Komm! Wir wollen eilen, damit ich mich mit dir vor Gericht auseinandersetzen kann.» Horus sagte zu ihm: «Gewiß, gern.» Sie gingen nun zum Gericht, die beiden, und traten vor die große Neunheit. Man sagte zu ihnen: «Sprecht für euch!»
Seth sagte: «Laßt mir das Fürstenamt gegeben werden! Denn was Horus anlangt, den nämlichen, der hier steht, so habe ich das Werk eines Mannes an ihm getan.»
Die Neunheit erhob nun ein lautes Geschrei, und sie spieen in das Gesicht des Horus. Horus aber lachte sie aus.
Horus tat nun einen Eid zu Gott und sprach: «Falsch ist alles, was Seth gesagt hat. Laßt den Samen des Seth gerufen werden! Wir wollen sehen, von wo er antwortet. Und es werde auch der meinige gerufen! Wir wollen sehen, woher er antwortet.»
Thoth, der Herr der Gottesworte, der Schreiber der Wahrheit der Neunheit, legte nun seine Hand auf den Arm des Horus und sprach: «Komm hervor, Same des Seth!» Und er (der Same) antwortete ihm aus dem Wasser in dem Teiche.
Thoth legte nun seine Hand auf den Arm des Seth und sprach: «Komm hervor, Same des Horus!» Er (der Same) sagte zu ihm: «Wo soll ich herauskommen?» Thoth sprach zu ihm: «Komm aus seinem Ohr heraus!»
Da sagte er ihm: «Soll ich zu seinem Ohr herauskommen, da ich doch ein göttlicher Ausfluß bin?» Thoth sprach zu ihm: «Komm aus seinem Scheitel hervor!» Er kam nun hervor als eine goldene Scheibe auf dem Haupte des Seth.
Seth ergrimmte sehr, und er streckte seine Hand aus, um die goldene Scheibe zu packen. Thoth aber nahm sie ihm fort und setzte sie als Schmuck auf seinen eigenen Kopf. Die Neunheit aber sprach: «Recht hat Horus. Unrecht hat Seth.»

Joachim Spiegel, Die Erzählung vom Streite des Horus und Seth in Pap. Beatty I als Literaturwerk, p.135-137


___________________________________________________________
En esta página distintos ídolos itifálicos egipcios.
▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

14 marzo 2009

Espermatofagia 2

___________________________________________________________
et omnes eumdem potum spiritalem biberunt, bibebant autem de spiritali consequente eos petra: petra autem erat Christus
y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la piedra espiritual que los seguía: y la piedra era Cristo
 

1 Corintios, 10.4

et semini tuo, qui est Christus
y a tu semen, que es Cristo
 

Gálatas, 3.16

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬


Male homosexuality was highly ritualized in many New Guinea and Melanesian societies. It was ideologically justified in a manner that as no equivalent in Western notions of sexuality. It was not viewed as a matter of individual preference but as a social obligation. Men were not classifiable as homosexual, heterosexual or bisexual. All men were obliged to be bisexual as a matter of sacred duty and practical necessity. For example, among the Etoro, who live on the slopes of the central Papua, New Guinea, highlands, the emics of homosexuality revolve around the belief that semen is the source not only of babies but of manhood as well. Like the men of Hindu India, the Etoro believe that each man has only a limited supply of semen. When the supply is exhausted, a man dies. Although coitus with their wives is necessary to prevent the population from becoming too small, husbands stay away from wives most of the time. Indeed, sex is taboo between husband and wife for over 200 days of the year. The Etoro males regard wives who want to break this taboo as witches. To complicate matters, the supply o semen is not something that a man is born with. Semen can be acquired only from another male. Etoro boys get their supplies by having oral intercourse with older men. But it is forbidden for young boys to have intercourse with each other and, like the oversexed wife, the oversexed adolescent boy is regarded as a witch and condemned for robbing his age-mates of their semen supply. Such wayward youths can be identified by the fact that they grow faster than ordinary boys.
Among the Sambia of the southeastern highlands of New Guinea, boys are allowed to play with girls only until age 4 or 5. Subsequently, they are strictly regulated and all heterosexual play is forcefully punished. It is normal for young boys to hold hands with each other. But Sambia males and females never kiss, hold hands, or hug each other in public. Late in childhood, boys are initiated into the men's secret society and are taught how to act as warriors. Obedience to the male elders is rigidly enforced. Younger men, as among the Etoro, obtain the gift of semen from their seniors. Males must continue to avoid any heterosexual contact until they are married.
Marvin Harris, Culture, people, nature. An introduction to general anthropology, chapter 20.



___________________________________________________________
La homosexualidad masculina estaba altamente ritualizada en muchas sociedades de Nueva Guinea y Melanesia. Estaba  justificada ideológicamente de una manera que no tiene equivalente en las nociones occidentales de sexualidad. No era vista como una cuestión de preferencia individual, sino como una obligación social. Los hombres no eran clasificables como homosexuales, heterosexuales o bisexuales.1 Todos los hombres estaban obligados a ser bisexuales como una cuestión de deber sagrado y necesidad práctica. Por ejemplo, entre los etoro, que viven en las laderas de las tierras altas del centro de Papúa Nueva Guinea, los (conceptos) emics 2 de la homosexualidad giran en torno a la creencia de que el semen es el origen no solo de los bebés, sino también de la virilidad. Como los hombres de la India hindú, los etoro creen que cada hombre tiene solo una provisión limitada de semen. Cuando la provisión se agota, un hombre muere. Aunque el coito con sus mujeres es necesario para prevenir que la población se haga demasiado pequeña, los maridos se mantienen separados de sus mujeres la mayor parte del tiempo. En realidad, el sexo es tabú entre marido y mujer durante más de 200 días al año. Los hombres etoro miran a las mujeres que quieren romper este tabú como brujas. Para complicar las cosas, la provisión de semen no es algo con lo que un hombre nace. El semen solo puede ser adquirido de otro hombre. Los muchachos etoro obtienen sus provisiones teniendo sexo oral con hombres mayores. Pero está prohibido a los jóvenes muchachos tener sexo unos con otros y, como la mujer lujuriosa, el muchacho adolescente lujurioso 3 es visto como un brujo y condenado por robar a sus compañeros de edad su provisión de semen. Tales jóvenes rebeldes pueden ser identificados por el hecho de crecen más rápido que los muchachos normales.
Entre los sambia de las tierras altas del sureste de Nueva Guinea, se permite a los niños jugar con las niñas solo hasta la edad de 4 o 5 años. En consecuencia, están estrictamente regulados y todo juego heterosexual es severamente castigado. Es normal para los jóvenes muchachos cogerse las manos unos a otros. Pero los hombres y mujeres sambia nunca se besan, se cogen las manos, o se abrazan unos a otros en público. Al final de la infancia, los muchachos son iniciados en la sociedad secreta de los hombres y se les enseña a actuar como guerreros. La obediencia a los a los varones de mayor edad está rígidamente impuesta. Los hombres más jóvenes, como entre los etoro, obtienen el don del semen de sus mayores.4 Los varones deben continuar evitando cualquier contacto heterosexual hasta que estén casados.



___________________________________________________________
NOTAS

1. Puede sorprender que Marvin Harris utilice el pasado (was / were) para referirse a unas costumbres actuales que él mismo describe en presente. Esto se debe a que él se basa en los trabajos anteriores de otros antropológos, y se refiere a sus informaciones en pasado, aunque se trate de sociedades que todavía existen. Aquí se refiere a los trabajos de Raymond Kelly y los de Gilbert Herdt.
2. Emics: descripciones o juicios concernientes a la conducta, costumbres, creencias, valores, etc., que mantienen los miembros de un grupo social como válidos y apropiados culturalmente.
3. En español hay dos bellas palabras que traducen bien oversexed: lujurioso y lascivo. El texto inglés utiliza el mismo adjetivo en los dos casos, y no presenta ninguna dificultad, pero los traductores españoles no lo respetan. Así, uno ha traducido the oversexed wife, con el giro la esposa excesivamente interesada en el sexo, y otro (en el texto de Antropología cultural) traduce la mujer excesivamente sexual; lo cual es una traducción correcta siempre y cuando hubieran traducido igual las dos palabras. Pero parece que la misma traducción no les valía para el muchacho adolescente. Ambos se han comido el boy, y el primero traduce the oversexed adolescent boy por un rebuscado el adolescente rijoso, y el segundo pluraliza innecesariamente la expresión y traduce los muchachos ardientes. 
4. En la séptima edición de Cultural anthropology (p.232), este texto ha sido modificado con la siguiente lectura:
Late in childhood, boys undergo a series of inseminating rituals, which are not primarily intended to give pleasure but to help the younger males grow and become masculine. This gift of semen from their seniors is intended to prepare the the young boys for warfare and to enhance their reproductive ability.
Al final de la infancia, los muchachos pasan por una serie de rituales de inseminación, que no están destinados primariamente a dar placer, sino a ayudar a los varones más jóvenes a crecer y hacerse masculinos. El don del semen de sus mayores está destinado a preparar a los jóvenes muchachos para la guerra y aumentar su capacidad reproductiva.



___________________________________________________________
En esta página, ídolos itifálicos típicos de Papúa Nueva Guinea.
▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

15 febrero 2009

Semen est verbum Dei


σπόρος ἐστὶν ὁ λόγος τοῦ Θεοῦ
el semen es el logos de Dios

semen est verbum Dei
el semen es el verbo de Dios
Lucas
, 8.11

καὶ τῷ σπέρματί σου, ὅς ἐστι Χριστός.
y a tu esperma, que es Cristo.

et semini tuo, qui est  Christus.
y a tu semen, que es Cristo.
Gálatas, 3.16 

Ὄσιριν...,  αἰτίαν γενέσεως καὶ σπέρματος οὐσίαν
Osiris...,  causa de la generación y sustancia del esperma
Plutarco, Sobre Isis y Osiris, 33


εἰμὶ δὲ Ὄσιρις ὁ βασιλεύς...,  σπέρμα συγγενὲς ἐγεννήθην ἡμέρας.
Soy el rey Osiris...,  nací esperma congénito de la luz del día.
Diodoro Sículo, Biblioteca histórica, 1.27

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

En el griego clásico las palabras σπέρμα (spérma) y σπόρος (spóros) eran sinónimas, y designaban tanto la semilla vegetal como el semen humano y animal. Ambas palabras se traducían al latín con la palabra semen. El hombre de la antigüedad no distinguía la semilla vegetal del semen humano, y desconocía totalmente la existencia de las células sexuales. El principio vital del semen era el espíritu, que se identificaba con la luz solar: yo soy la luz (Jn 8.12; 9.5). El semen contenía espíritu, no espermatozoides, y puesto que Dios era definido como espíritu (Jn 4.24; 2Co 3.17), el semen era la sustancia divina por excelencia, y procedía de Dios, del Falo cósmico, pues Dios era el que da vida, al igual que el espíritu (Hechos, 17.25, 1Ti 6.13; Jn 6.63; 2Co 3.6).
El buen esperma son los hijos (τὸ δὲ καλὸν σπέρμα, οὗτοί εἰσιν οἱ υἱοὶ, bonum vero semen hi sunt filii. Mt 13.38). Esta es la explicación que el autor de Mateo da de la parábola de la cizaña, explicación que presupone la identidad del semen humano y la semilla vegetal. El semen era el Verbo de Dios (semen est verbum Dei, Lc 8.11), o el Verbo de la vida (verbo vitae, 1Jn 1.1). Y puesto que el semen era el Hijo, el semen era el Hijo de Dios, y este Hijo de Dios era el que los gnósticos (los autores de los libros del Nuevo Testamento) podían ver y tocar (1Jn 1.1), comer y beber (1Co 10.4; 12.13). Jesús nunca existió, fue solo un producto de la fantasía. Solo era la personificación del Semen de Dios, y murió y resucitó porque las semillas mueren y resucitan, pues este era el ejemplo —demostrable por numerosos textos— al que recurrían los primeros cristianos para explicar la resurrección (1Co 15 36-38, 42-44). Si los muertos no resucitan, Cristo no resucitó (1Co 15.13,16). El autor de estas palabras, fuera quien fuese, tenía la convicción de que los cuerpos de los muertos, enterrados en la tierra, nacerían de nuevo como las semillas enterradas en la tierra. Pero esta tierra no era una tierra real, sino simbólica: el útero de nuestra madre. Aquí era donde el  Verbo o Semen de Dios se hacía carne, y donde moría y resucitaba en novedad de vida (ἐν καινότητι ζωῆς, Ro 8.4), cuando una mujer pare un niño (mulier cum parit, Jn 16.21).
Del esperma que te dará el Señor (ἐκ τοῦ σπέρματος οὗ δώσει κύριός σοι, Ruth, 4.12; 1Sam 2.20). Puesto que Dios era el daba esperma al que siembra ( δῷ σπέρμα τῷ σπείροντι, Is 55.10, 2Co 9.10), el Esperma de Dios (σπέρμα αὐτοῦ, Su esperma, 1Jn 3.9) era el Semen del Hombre, pues en él estaba la vida (Jn 1.4), y el Hijo de Dios, el que ha nacido de Dios (ὁ γεγεννημένος ἐκ τοῦ θεοῦ), era al mismo tiempo el Hijo del Hombre. El Semen era el autor de la vida (ἀρχηγὸν τῆς ζωῆς, Hechos, 3.15), pues el él estaba el espíritu de la vida (τοῦ πνεύματος τῆς ζωῆς, Ro 8.2; Ap 11.11).

He aquí un ejemplo de la Septuaginta, y su traducción latina de la Vulgata, en el que la palabra σπόρος designa el semen humano;
σπόρος αὐτῶν κατὰ ψυχήν, τὰ δὲ τέκνα αὐτῶν ἐν ὀφθαλμοῖς (Job, 21.8)
el semen de ellos, de por vida,  y los hijos de ellos, delante de los ojos.
semen eorum permanet coram eis, propinquorum turba et nepotum in conspectu eorum.
el semen de ellos permanece en su presencia, multitud de parientes y nietos a la vista de ellos.

He aquí dos ejemplos de las obras de Filón de Alejandría donde la palabra σπόρος designa el semen humano:

Τὰ μὲν οὖν περὶ γάμον οὕτως ἠκρίβωται τῷ ἀρχιερεῖ, ὥστ’ οὐδὲ χήραν ἐφεῖται γαμεῖν αὐτῷ, οὔτε τετελευτηκότος ἀνδρὸς μονωθεῖσαν οὔτε ἀπηλλαγμένην ἔτι ζῶντος, ἵνα πρῶτον μὲν εἰς ἄβατον καὶ καθαρὰν ἄρουραν ὁ ἱερὸς σπόρος χωρῇ καὶ μηδεμίαν κρᾶσιν αἱ γοναὶ πρὸς ἑτέραν οἰκίαν λαμβάνωσιν. 
De specialibus legibus, 1.105
Así pues, lo relativo al matrimonio ha sido regulado así para el sumo sacerdote, de modo que se le ha mandado no casarse con una viuda (Lev 21.14), ni la que ha quedado sola por haber muerto el marido ni la que está separada aún estando vivo; primero, a fin de que el semen sagrado vaya a un terreno 1 inviolado y puro, y que los hijos (no) reciban ninguna mezcla con otra familia.

οἱ δὲ νεφροὶ διὰ τοὺς παραστάτας καὶ τὰ γεννητικά, οἷς παροικοῦντες ἀγαθῶν τρόπον γειτόνων βοηθοῦσι καὶ συμπράττουσιν ὅπως ὁ τῆς φύσεως σπόρος εὐοδῇ, μηδενὸς τῶν πλησίον  ἐμποδίζοντος. 
De specialibus legibus, 1.216
Y los riñones por los testículos y los genitales, a los que ayudan, estando situados cerca a manera de buenos vecinos, y colaboran para que el semen de la naturaleza sea bien conducido, sin que lo impida ninguna de las partes cercanas.

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬
Notas

1. Ya he dicho muchas veces en este blog que la identidad del útero femenino, y de la mujer misma, con la tierra era un arquetipo de la mente del hombre de la antigüedad, y esta imagen es la que tenía presente el autor del evangelio de Mateo cuando dice que el reino de Dios es semejante a un hombre que siembra buen esperma (σπέρμα, semen) en su campo (Mt 13.24; Mc 4.26), porque el significado agrario de la imagen y el sexual eran idénticos.
En el texto del Levítico al que Filón se refiere la palabra que utiliza la Septuaginta es esperma, σπέρμα:
καὶ οὐ βεβηλώσει τὸ σπέρμα αὐτοῦ ἐν τῷ λαῷ αὐτοῦ (Lev 21.15)
y no profanará su esperma en su pueblo



El canto del semen.
Antífonas de antifonarios medievales.


Semen est verbum Dei, sator autem est Christus, omnis qui invenit eum manebit in aeternum. (Lc 8.11)
El semen es el verbo de Dios, el sembrador es Cristo, todo el que lo encuentra, permanecerá eternamente.




Semen est verbum Dei, sator autem Christus, omnis qui audit eum manebit in aeternum. (Lc 8.11)
El semen es el verbo de Dios, el sembrador es Cristo, todo el que lo escucha permanecerá eternamente.






Exiit qui seminat seminare semen suum; et dum seminat, aliud cecidit in terram bonam, et fecit fructum centuplum (Lc 8.5,8).
Salió el que siembra a sembrar su semen, y mientras siembra, una parte cayó en tierra buena, y produjo fruto al céntuplo.








Semen cecidit in terram bonam et obtulit fructum in patientia. (Lc 8.8,15)  
Semen cecidit in terram bonam et obtulit fructum, aliud centesimum, et aliud sexagesimum. (Mt 13.8)
El semen cayó en tierra buena y dió fruto en paciencia.
El semen cayó en tierra buena y dió fruto, uno a ciento, y otro a setenta.








Libera me Domine qui dixisti mihi: multiplicabo semen tuum sicut stellas caeli (Gén 22.17; 26.4; 32,11,12)
Libérame, Señor, que me dijiste: multiplicaré tu semen como las estrellas del cielo.





Beatus vir qui timet Dominum,  ____  Bienaventurado el hombre que teme al Señor,
in mandatis eius cupit nimis.  ____   en sus mandamientos desea mucho.
Potens in terra erit semen eius,  ____  Potente en la tierra será su semen,
generatio rectorum benedicetur.  ____  la generación de los rectos será bendita.
Sal 111 (112) 1,2

♫ ♫ ♫ ♫ ♫  →   Beatus vir








Corpora sanctorum in pace sepulta sunt, et nomen eorum manet in aeternum. (Eclo 44.14)   
Los cuerpos de los santos están sepultados en paz, y su nombre permanece eternamente.
·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·
Usque in aeternum manet semen eorum et gloria eorum non derelinquetur. (Eclo 44.13) 
Hasta la eternidad permanece su semen  y su gloria no será abandonada.

♫ ♫ ♫ ♫ ♫  →  Corpora sanctorum




 Eclesiástico, 44

10 Sed illi viri misericordiae sunt, quorum pietates non defuerunt.
11 cum semine eorum permanent bona,
12 haereditas sancta nepotes eorum, et in testamentis stetit semen eorum;
13 et filii eorum propter illos, usque in aeternum manet semen eorum et gloria eorum non derelinquetur.
14 Corpora ipsorum in pace sepulta sunt, et nomen eorum vivit in generationem et generationem.

10 Pero aquellos son varones misericordiosos, cuyas piedades no faltaron.
11 con su semen permanecen los bienes,
12 sus nietos (son) heredad santa, y en los testamentos se mantuvo su semen,
13 y los hijos de ellos por ellos, hasta la eternidad permanece su semen, y su gloria no será abandonada.
14 Sus cuerpos fueron sepultados en paz, y el nombre de ellos vive en generación y generación.


10 ἀλλ᾿ ἢ οὗτοι ἄνδρες ἐλέους, ὧν αἱ δικαιοσύναι οὐκ ἐπελήσθησαν·
11 μετὰ τοῦ σπέρματος αὐτῶν διαμενεῖ ἀγαθὴ κληρονομία, ἔκγονα αὐτῶν·
12 ἐν ταῖς διαθήκαις ἔστη σπέρμα αὐτῶν καὶ τὰ τέκνα αὐτῶν δι᾿ αὐτούς·
13 ἕως αἰῶνος μενεῖ σπέρμα αὐτῶν, καὶ ἡ δόξα αὐτῶν οὐκ ἐξαλειφθήσεται·
14 τὰ σώματα αὐτῶν ἐν εἰρήνῃ ἐτάφη, καὶ τὸ ὄνομα αὐτῶν ζῇ εἰς γενεάς·

10 Pero estos (han sido) varones piadosos, cuyas justicias no se han olvidado.
11 Con su esperma permanecerá una buena herencia, sus hijos.
12 En los testamentos se estableció su esperma, y los hijos de ellos por ellos.
13 Hasta la eternidad permanecerá su esperma, y su gloria no se borrará.
14 Sus cuerpos fueron sepultados en paz, y su nombre vive por generaciones. 

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

Nótese que para el autor de este texto el esperma y los hijos eran equivalentes. Y la misma equivalencia se encuentra en los evangelios, sobre todo en la pregunta de la resurrección,1 ya que los espermas —las semillas— mueren y resucitan.2 Por tanto, el Semen cósmico, que es el Hijo de Dios —del Falo cósmico— moría y resucitaba. Así es como explicaba el autor de 1 Corintios la resurrección: a cada uno de los espermas, su propio cuerpo (ἑκάστῳ τῶν σπερμάτων τὸ ἴδιον σῶμα, 1Co 15.38). La muerte y la resurrección no eran el final de la vida, sino el principio de la misma: lo que tú siembras no se hace vida (ζῳοποιεῖται) si no muere (1Co 15.37). De este modo, el fin se identificaba con el principio, puesto que la tierra era al mismo tiempo el útero materno y la tumba. Esta fantasía iba aparejada con la idea del fin del mundo, idea que aparece explícitamente en los libros del Nuevo Testamento. Esta idea llevaba directamente al encratismo, en el mejor de los casos —hubo una fuerte corriente encratista en el siglo II—, y en el peor llevaba a la castración, o al suicidio, que los cristianos primitivos denominaban martirio: morir es ganancia (mori lucrum, Fil 1.22). Os digo un misterio (1Co 15.51). En el ficticio mundo de los misterios de Dios (1Co 4.1; Col 2.2), la vida comenzaba con la muerte del Semen cósmico, que era también el semen del hombre (Cristo está en vosotros, Ro 8.10). Esta simple idea fue la que originó la redacción de los evangelios, y no las enseñanzas de un profeta de Galilea que nunca existió (Jn 7.52). Es más, si este hombre hubiera existido realmente los evangelios no existirían, pues a nadie se le habría ocurrido decir el disparate de que este hombre resucitó con carnes y huesos, como veis que yo tengo (Lc 24.39), porque esto sería la esperanza de los gusanos, como llamaba Celso a la resurrección entendida físicamente (Orígenes, Contra Celso, 5.14,18).
Se siembra cuerpo animal, surge cuerpo espiritual (seminatur corpus animale, surget corpus spiritale, 1Co 15.44). El autor de 1 Corintios negaba explícitamente la resurrección física; él sostenía la resurrección del cuerpo espiritual, no la del cuerpo animal, es decir, no la resurrección de la carne (τῆς σαρκὸς ἀνάστασιν), pues la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios (1Co 15.50). Todo el razonamiento del autor de 1 Corintios se basaba en una falacia que equiparaba la semilla viva que muere y nace —como una nueva planta— cuando se siembra en la tierra con el cuerpo muerto que se entierra. La semilla muere porque cuando se entierra está viva ¿pero cómo va a morir un cuerpo que ya está muerto? Por esto la resurrección tenía que ocurrir estando en vida,3 no una vez muerto, porque ¿cómo vamos a andar en novedad de vida si ya estamos muertos? En efecto, según ellos, estamos muertos (essemus mortui, Ef 2.5, Col 3.3, Ro 6.11), y esta resurrección ocurría por medio del bautismo: hemos sido sepultados con él (lit., con-sepultados, συνετάφημεν. Con el Semen, que es Cristo, Gál 3,16) por el bautismo en la muerte,  para que andemos en novedad de vida (Ro 6.4). ¿Y cuándo fuimos plantados con él (lit., com-plantados o con-engendrados o con-nacidos, o con-génitos, σύμφυτοι, complantati) en la semejanza de su muerte? Cuando un hombre (ὁ φύσας, el padre) planta su semen divino —su simiente— en el útero de una mujer, en la tierra. En el texto hay una correlación explícita entre con-sepultados y com-plantados (συνετάφημεν ↔ σύμφυτοι). Pero ahí estaba el pecado,  cuando se unía lo espiritual (el semen divino) y lo material (la materia femenina), y por esto se ordena no obedecer las concupiscencias (concupiscentiis, Ro 6.12) del cuerpo. Esto era encratismo puro y duro, acompañado de la nefasta negación y crucifixión de la carne: in carne non estis; non carni; carnem suam crucifixerunt (Ro 8.9,12; 13.14; Gál 5.24 13). Véase la página: Nacido de una mujer, nota 7.

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬
Notas
1. οὐκ ἀφῆκεν σπέρμα, non relicto semine, no dejó esperma (Mc 12.20s), es decir, no dejó hijos.
2. ἐξαναστήσῃ σπέρμα, resuscitet semen, levante esperma (Mc 12.19). El verbo ἐξανίστημι (ἐξ + ανίστημι) tiene los mismos significados que el verbo ανίστημι, uno de los cuales es resucitar (Mc 12.23,25; Fil 3.11), pero esta importante sinonimia pasa totalmente desapercibida en las traducciones.
3. La resurrección ya ha sucedido, 2Ti 2.18.
El libro de los Hechos incurre en el absurdo de decir que Dios envió a su Hijo a los judíos !una vez ocurrida la resurrección!, y no antes, pues el verbo anístēmi, ἀνίστημι, usado dos veces (anastēsei, ἀναστήσει, y anastēsas, ἀναστήσας. Hechos, 3.22 y 3.26) está referido explícitamente a la anástasis  (ἀνάστασιν) de los muertos (Hechos, 4.2). De hecho, muchos traductores españoles traducen el segundo término anastēsas por resucitar, incluso Felipe Scio y Félix Torres, que traducen desde la Vulgata:
Dios resucitando a su Hijo, os lo ha enviado primeramente a vosotros para que os bendiga (Felipe Scio).
Para vosotros en primer lugar es para quienes ha resucitado Dios a su Hijo, y le ha envidado a llenaros de bendiciones (y también de maldiciones, Félix Torres).
También aquí se relaciona explícitamente el esperma con la resurrección, desde la perspectiva ficticia y mítica de la apocatástasis (ἀποκαταστάσεως, Hechos, 3.21), pues inmediatamente antes el autor menciona la no menos mítica y ficticia alianza que Dios estableció con vuestros padres, diciendo a Abraham: y en tu esperma (σπέρματί, semine) serán bendecidas todas las familias de la tierra.



En esta página, falos de jade y de cristal, de China, que se vendían en internet.
▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

Archivos

Datos personales

Mi foto
Email: luzybarro@gmail.com